¿Cómo evitar problemas con la devolución de la fianza del alquiler?

Uno de los mayores problemas que hay cuando el contrato de alquiler finaliza o el inquilino quiere dejar el piso (resolver el contrato de alquiler) es la devolución de la fianza.

En muchos casos el propietario es reticente a devolver la fianza porque quiere comprobar que el piso ha quedado en buen estado o esperar a que no se deba ningún recibo de suministro, mientras que, al inquilino le suele correr prisa la devolución del dinero porque lo necesita para la fianza de otro piso y además, es suyo, con lo cual quiere recuperarlo cuanto antes, lo que es totalmente lógico.

El problema reside cuando el propietario se niega a devolver la fianza porque considera que la vivienda ha quedado en mal estado y ese dinero tiene que ir destinado a repararla, mientras que el inquilino considera que la vivienda ya estaba así cuando se alquilo y que él no debe pagar nada… para evitar este problema, que se da más a menudo de lo que imaginamos, bastará con seguir unos pasos al formalizar el contrato y al resolverlo.

Al formalizar el contrato:

  1. Revisar cuidadosamente todos los puntos del contrato: Es la mejor manera de evitar sorpresas. Si detectas cualquier punto confuso, no dudes en solicitar su modificación (y si lo crees conveniente puedes usar nuestro modelo de contrato de alquiler de vivienda como referencia).
  2. Tomar fotografías del estado de la vivienda: hacer fotografías del estado de la vivienda (paredes, baño, cocina, muebles…) y sobre todo, de los desperfectos que ya haya en el piso y adjuntar esas fotografías al contrato de alquiler como anexo. Es importante que este anexo quede firmado por ambas partes para que así no puedan alegar que se ha añadido posteriormente sin su conocimiento.
  3. Depositar la fianza en organismo oficial: Una vez el contrato ha sido formalizado, el propietario está obligado a depositar la fianza en el INCASOL (Institut Català del Sòl) si la vivienda está situada en Cataluña o depositar la fianza en el Instituto de la Vivienda si está situada en Madrid (consultar cual es el organismo oficial para el resto de comunidades).

Al finalizar el contrato de alquiler:

  1. En caso de que haya algún desperfecto: Lo mejor es  tasarlo, es decir, pedir presupuesto de reparación y descontarlo de la devolución de la fianza. Así mismo, cabe remarcar que el uso habitual de la vivienda no se entiendo como desperfecto, es decir, si se ha colgado un cuadro y al quitarlo la pared está sucia, eso no es un desperfecto y no debe pagarlo el inquilino.
  2. Tomar fotografías del estado de la vivienda: Antes de cerrar el contrato, es conveniente hacer fotografías  del estado de la vivienda en presencia del propietario y, a poder ser, en presencia de un testigo que pueda acreditar que estas se han tomado al finalizar el contrato.